6 riesgos de morderte las uñas de forma reiterada (y su relación con la ansiedad)

Por Europa Press
Fecha: 25/12/2018

Además de los problemas estéticos que ocasiona el morderse las uñas, este mal hábito puede alterar la forma de los dientes o afectar a la salud ungueal ya que éstas no crecen bien por el continuo mordisqueo al que son sometidas, a la vez que se crean microtraumatismos a lo largo de todo el lecho ungueal (la parte que se encuentra bajo las uñas), alterándose así su anatomía. También se ocasionan daños alrededor de la uña, pequeñas heridas, que hacen que el dedo se inflame y duela.

Hay pocos estudios publicados que analicen la frecuencia de este problema en la población general. Se estima que oscila entre un 20-45%. Se inicia en la niñez, pero es más frecuente en la adolescencia. Su persistencia en la edad adulta hace más difícil su control y tratamiento. Se cree que más de la mitad de los niños escolarizados se muerden sus uñas de forma ocasional o frecuente. Además, es habitual que exista una historia familiar de onicofagia. (más…)

Tricotilomanía: cuando tirarte de los pelos no es una metáfora

Por Jorge Benítez (El Mundo)
Fecha: 29/11/2018

La tricotilomanía es un trastorno obsesivo compulsivo que sufren más de un millón de españoles, consiste en arrancarse el pelo y, en ocasiones, hasta ingerirlo

Quienes con esta enfermedad conviven la llaman ‘trico’ pero abreviar la palabra no reduce su estigma ni la vergüenza; ahora, las redes sociales les ayudan a apaciguar los síntomas

Coloca cuidadosamente la pestaña suelta que se ha posado en su pómulo sobre la palma de la mano. Piensa en un deseo. Sopla. Si el viento se la lleva, se cumplirá. Si cae al suelo sin vuelo previo, no. Los niños españoles aún juegan este ritual que en el siglo XVII era considerado un talismán contra la brujería. Una de ellas era Beatriz Moreno a los siete años. (más…)

Un historial de violencia en pareja aumenta el riesgo de síntomas de la menopausia

Por Europa Press
Fecha: 22/11/2018

Las mujeres con un historial de violencia de pareja íntima o agresión sexual y síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT) tienen mayor riesgo de experimentar los síntomas propios de la menopausia, como el insomnio, el dolor en las relaciones sexuales o los sofocos.

No está claro cómo la exposición al trauma y los síntomas de trastorno de estrés postraumático pueden estar vinculados con el desarrollo y la exacerbación de estos síntomas comunes durante la transición de la menopausia. Por ello, científicos evaluaron a un grupo multiétnico de aproximadamente 2.000 mujeres entre 40 y 80 años en el sistema de atención médica de Kaiser Permanente, en el norte de California (Estados Unidos). (más…)