¿Cómo cuidar la piel en invierno?

Por Europa Press
Fecha: 04/01/2018

Las bajas temperaturas del invierno hacen que la piel pueda verse más perjudicada y esté más sensibilizada. Zonas como las mejillas, pabellones auriculares, labios, manos y pies, que tienen una menor proporción de glándulas sebáceas y con una circulación terminal las hace ser más sensibles a los efectos del frío.

Para lograr mantener una piel sana durante el invierno, la dermatóloga del Hospital La Milagrosa de Madrid, Cristina Núñez, ofrece consejos como hidratar la piel a diario con cremas que contengan una mayor cantidad de lípidos. A nivel corporal aplicarla siempre después del baño y con la dermis todavía algo húmeda para así favorecer su absorción. Si después se utiliza un albornoz de algodón ajustado la absorción de la crema será mucho más eficaz. (más…)

El viento y el frío pueden provocar sequedad extrema en la piel, contribuyendo a la formación de arrugas

Por Europa Press
Fecha: 03/11/2014

AA042312El viento y el frío pueden provocar sequedad extrema en la piel, que unido a la polución, contribuye a la formación de arrugas en otoño, la doctora Cristina Selva, médico estético del Centros de Recuperación del Estado Saludable (CRES).

La experta se hace eco de un estudio japonés publicado en el número de octubre de la revista ‘Experimental Dermatology’, que señala que “la sequedad de la piel [observada en invierno] contribuye a la formación de arrugas”.

Aunque hasta ahora no se conocía bien el proceso, los autores del estudio han comprobado que se debe a que la sequedad incrementa la secreción de una proteína (MMP-1) involucrada en el envejecimiento cutáneo. (más…)

La exposición a temperaturas frías puede ayudar a perder peso

Por Europa Press
Fecha: 23/01/2014

Elclimafrioayudaaperderpeso2La exposición regular al frío leve puede ser una manera saludable y sostenible de ayudar a las personas a perder peso, según escriben los atuores de una nueva investigación en la edición de este miércoles de‘Trends in Endocrinology & Metabolism’. Por otro lado, esto significa que los hogares y las oficinas que son cálidos y agradables podrían ser en parte responsables de que engordemos.

“Dado que la mayoría de nosotros estamos expuestos a las condiciones del interior el 90 por ciento de las veces, vale la pena explorar los aspectos sanitarios de la temperatura ambiente”, dijo el primer autor del artículo, Wouter van Marken Lichtenbelt, del Centro Médico de la Universidad de Maastricht, Países Bajos. (más…)